“LAS HIJAS DEL SOL”

2018 LAS CHICAS DEL SOL

Por: Martín Imer

Vista en MONFIC 2019

Como disfruto la versatilidad de un actor, esa muestra extrema de talento que permite que un intérprete tenga un poder camaleónico para pasar de un papel a otro sin problemas, asumiendo todos los riesgos que algo así conlleva. Desconociendo el anterior film de la directora, Eva Husson, me acerco entonces a Las hijas del sol por la presencia de la iraní Golshifteh Farahani, quien fuera en la genial Paterson la energética y algo inocente esposa del personaje de Adam Driver. Me intriga profundamente ver a esta señora en el prometido papel de una guerrillera líder de un grupo de mujeres; de hecho no logro siquiera imaginarlo. Buscando que la sorpresa sea total ni siquiera busco un trailer, llegando al producto de la manera más virginal posible.

En la película conocemos a Mathilde, una periodista francesa viaja a Kurdistán para seguir de cerca a las Hijas del Sol, grupo de mujeres armadas kurdas que pretende retomar la ciudad de Courduene, la cual está controlada por los extremistas religiosos. Bahar, la líder del grupo, tiene terribles experiencias con estos seres y las revive día a día, contándole varias a Mathilde, quien comienza a ver en primera fila las terribles consecuencias de la guerra y las heridas externas y especialmente internas que ha dejado en estas combatientes.

Todo lo referente al retrato de ese grupo de mujeres tan fuerte y a su vez tan lastimado es lo mejor de Las hijas del sol especialmente gracias a la química de las actrices y la convicción de sus interpretaciones. Husson se revela como una cineasta con sensibilidad a la hora de retratar los lazos humanos que se forman en situaciones tan difíciles, sabe darle realismo a los momentos quietos y llena la pantalla de pequeños detalles que meten al espectador en la escena y son creíbles. Es una lástima que la propuesta nunca termine de decidir hacia donde quiere ir o cual es su público potencial: si está hecha para un consumo de masas o para un sector más reducido y serio.

No quiere decir esto que la película sea poco sería, de hecho es todo lo contrario. El tema que relata Husson es escalofriante y se puede ver el sentido de urgencia del material, el horror de situaciones que creemos lejanas pero están ocurriendo día a día. Hay un compromiso muy respetable de los creadores del film para que estos eventos, desconocidos por muchos, salgan a la luz e incluso en algún momento el libreto deja muy claro que tiene claro que es un asunto terrible que no todos quieren ver, pero gracias a esa buena intención muchas veces el conjunto termina cayendo en el subrayado o en la acumulación de situaciones terribles que de tan crueles y pegadas terminan perdiendo algo de efecto. Aquí está claro que no se apostó a la sutileza – lo cual puede tener cierto punto a favor en algunos casos – pero viendo el resultado se podrían haber dejado cosas a la imaginación y que tuvieran un impacto aún mayor.

Otro aspecto que no me convence del todo es la fotografía. Se trata de un apartado que aquí está muy bien, logra imágenes bonitas y muy elegantes, pero desentona con la oscuridad o la suciedad que requiere el tema. Justamente en esta edición del MONFIC está Cafernaúm la cual tiene una correcta fotografía que sabe adaptarse al relato y sus necesidades, se “mete en el fango” sin dejar de lado la prolijidad. Aquí todo está pulido e incluso con cierto aire poético que aleja al público de las situaciones narradas, convierte en arte lo que debería ser pura barbarie. Husson no dirige mal las escenas de acción y de hecho logra algunas situaciones de mucha tensión pero tal vez en este caso era más correcto abandonar el preciosismo y apegarse más a la fealdad retratada. De todas formas tiene un valioso componente que levanta el nivel del material: Farahani, la cual está notable en su rol. Para mi alegría la intérprete logra componer un personaje que tiene iguales dosis de dureza y fragilidad y consigue fusionarlas de forma muy interesante, sumando matices dentro de un papel muy complicado y del cual ella sale muy bien parada.

LAS HIJAS DEL SOL (Les filles du soleil, 2018, Francia/Bélgica/Georgia/Suiza) Guion y dirección: Eva Husson. Fotografía: Mattias Troelstrup. Montaje: Emilie Orsini. Música: Morgan Kibby. Con Golshifteh Farahani, Emmanuelle Bercot,  Sinama Alievi, Mari Semidovi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s