“JUMANJI: EL SIGUIENTE NIVEL”

2019 JUMANJI - EL SIGUIENTE NIVEL (Jake Kasdan)

Por: Martín Imer

No debe haber en el Hollywood actual una estrella al nivel de Dwayne “La roca” Johnson. Por supuesto que con esta frase no me refiero a su talento actoral sino a su persona: a los 47 años el antiguo campeón de lucha libre es uno de los intérpretes más requeridos de la industria y se las arregla para estar tanto en cine como en televisión, pasando de éxito en éxito gracias al incondicional amor que le demuestra el público. No solo eso: también crea ropa, es la cara de varias marcas importantes y en sus redes sociales puede presumir de un montón de seguidores activos los cuales comentan cada cosa que el hombre postea. “La roca” es un auténtico showman y siempre ha resaltado que está en donde está gracias al trabajo duro, aunque también tiene otra gran virtud como el saber leer y entender a su público, buscando meterse en producciones en donde la gente lo quiere ver y entregando a sus fans precisamente eso, mandándolos a casa con una sonrisa luego de ver al héroe luchando por dos horas.

Johnson es también un hábil vendedor de sí mismo y prácticamente tiene un producto para todos los públicos: en terror Doom – la puerta del infierno, en acción las recientes Rápidos y furiosos (saga de la que sacó su propio spin off Hobbs y Shaw), en thriller El infiltrado y en aventura familiar las recientes Jumanji, secuelas del simpático film de 1995 protagonizado por el fallecido Robin Williams. La primera de ellas, Bienvenidos a la jungla, nos presentaba a Spencer, Martha, Fridge y Bethany, un grupo de adolescentes que un día descubría el videojuego al que hace referencia el título. Al comenzar a jugarlo eran transportados – literalmente – al universo de Jumanji, un lugar salvaje y peligroso. No era el único cambio: dentro del juego cada uno se transformaba en el personaje que había elegido, para bien o para mal. Los cuatro debían unir fuerzas y ganar la partida para salir con vida de allí, algo que efectivamente lograban al final del film, prometiendo nunca volver y destrozando la consola de videojuegos. Sin embargo, y como todos pueden imaginar, las cosas no quedaron ahí, y en El siguiente nivel vemos que los chicos se han separado por el paso del tiempo, siguiendo rumbos totalmente distintos. Para Spencer esto es terrible, ya que odia su trabajo y se ha alejado de su novia Martha, por lo que decide juntar las piezas de la consola, arreglarla y volver al único lugar en donde se sintió realmente especial. Cuando sus amigos descubren lo que hizo, deciden también jugar de nuevo para rescatar al chico.

Uno puede suponer al leer el breve resumen que esta continuación es una copia de la anterior (algo que me resultaba particularmente aterrador debido a que no disfruté mucho de ella) y por suerte debo decir que, a pesar de tener un esquema similar, Jumanji: El siguiente nivel es bastante creativa y sabe diferenciarse de lo que vino antes, tomando los elementos que funcionaban mejor de aquella y potenciándolos con habilidad, entreteniendo constantemente a la platea a base de ruido y situaciones de peligro. El motivo de esto puede ser la confianza con la que Jake Kasdan vuelve a ponerse en la silla del director, tomando las riendas del asunto con seguridad y apostando a un gran espectáculo con mayor despliegue de producción, escenarios más vistosos y un par de nuevos personajes muy simpáticos que se relacionan exitosamente con el cuarteto protagonista, especialmente la talentosa Awkwafina que vuelve a mostrar su ductilidad en pantalla siendo creíble tanto en un drama como The farewell como en una aventura de este estilo.

Kasdan filma adecuadamente las múltiples secuencias de acción en el film, dotándolas de energía y color, y recuerda por momentos al mejor Indiana Jones, tanto en las situaciones movidas como en el humor que está siempre presente. El libreto, como uno puede imaginar, es bien sencillo y centrado en darle su respectivo momento de brillo a cada estrella, pero funciona gracias al carisma y la química de sus actores los cuales también ya dominan este particular universo. Tanto Johnson como Hart pueden presumir de un entendimiento particularmente hilarante, pero no hay que desmerecer ni el esfuerzo físico de Karen Gillian ni la curiosa mesura de Jack Black, quien no se excede de energía como en otras oportunidades. Aquí no se pretende engañar a nadie: estamos ante un film simpático y movido, que resulta ideal para una tarde de verano en familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s