“DIAMANTES EN BRUTO”

2019 DIAMANTES EN BRUTO (Josh y Bennie Safdie)

Por: Martín Imer

Descubrí recientemente Good time – viviendo al límite de los hermanos Safdie, únicamente por la expectativa que me generó Diamantes en bruto, y debo decir que fue grande mi sorpresa ante el film: un apasionante viaje a lo más oscuro de la noche norteamericana de la mano de un criminal que debe sacar a su hermano de la cárcel sea como sea, esa misma noche. Se trata de una película violenta, sucia, con una impresionante labor de Robert Pattinson y una mirada imparcial al mundillo criminal, seres que deben sobrevivir de cualquier forma a las orillas de una sociedad que jamás les dará una oportunidad. ¿El sueño americano? No existe para estas personas, ni para sus conocidos; solo existe el ahora y la urgencia.

Sin embargo, en el mundo de los Safdie – el cual es muy real – también existe espacio para otros individuos, los cuales tienen bien presente al sueño americano, la idea de la felicidad de la mano del dinero, la esposa y los hijos. Aquí conocemos a Howard Ratner, un joyero adicto a las apuestas que tiene deudas en toda la ciudad, situación que lo tiene preocupado aunque no lo aparente, exhibiendo anillos y lujosos relojes que en realidad no son suyos. El mayor problema del protagonista es su propio cuñado, el cual le viene reclamando una deuda grande junto a varios matones que lo tienen entre ceja y ceja, y su vida parece depender de una piedra ópalo que según él vale hasta un millón de dólares. Mientras va por ahí engañando a sus cobradores y haciendo altas apuestas la única esperanza para poder pagar la importante deuda es la subasta de la piedra, la cual lo hará millonario.

Howard es un hombre obsesionado con la idea de triunfar, llegando a estar excitado hasta el orgasmo cuando piensa que ganó una enorme suma de dinero con un partido. Su aparente normalidad es un engaño, tejiendo complicadas redes de deudas y apuestas que lo dejan siempre al límite, y los Safdie deciden estructurar de la misma manera el film, tomando al espectador de la mano y llevándolo por los complicados caminos del protagonista sin explicar mucho hacia donde se está yendo, creando una sensación palpable de tensión e inseguridad. Diamantes en bruto oprime al espectador gracias al complicado guion y un soberbio trabajo técnico — con particular destaque de la fotografía, manteniendo la imagen todo el tiempo en movimiento y la cámara generalmente pegada a la cara de los personajes, con muy pocos planos abiertos, generando un claustrofóbico entorno que se complementa macabramente con el tono adrenalítico de la cinta.

Y es que lo de los Safdie es el ruido y el constante movimiento, la furia desatada sobre la pantalla, iluminando así las zonas más oscuras de la sociedad estadounidense. Los hermanos tienen un estilo explosivo para narrar, pero también una sobriedad interesante en el tratamiento de los personajes, que permite esa mirada sin crear un juicio sobre lo que está pasando. Aquí no hay maniqueísmos ni se intenta dar algún tipo de lección moral sino que se expone una forma de vida en los límites de lo legal, buscando cualquier salida posible para mantener las apariencias y ser lo que la sociedad espera. Si Howard vive en las contradicciones, “la tierra de las oportunidades” también lo hace: lo importante es encontrar el éxito, sin importar como se halla.

Y cuando se habla de contradicción, también puede hablarse del propio protagonista de este film. Uno se imagina por qué Adam Sandler eligió el camino de la comedia fácil y barata, ya que le da dado una enorme popularidad e igual cantidad de dinero, pero no deja de ser sorprendente que realmente detrás de tanto material descartable se haya un actor realmente talentoso, de sorprendente registro dramático y camaleónica destreza. A pesar de que Sandler compone el mismo papel en todas sus producciones cómicas en el drama desarrolla personajes radicalmente distintos e inesperados: el fracasado de Los Meyerowitz – la familia no se elige no es el mismo torturado de La esperanza vive en mí ni el introvertido muchacho de Embriagado de amor y lo mismo ocurre aquí con Ratner, un escurridizo hombre que bajo su máscara de ostentación y “tranquilidad” se oculta una profunda miseria y desesperación. El intérprete está fenomenal en esta oportunidad, usando su innegable carisma como un imán para atraer al espectador y que mantenga todo el tiempo su mirada en él, incluso cuando otros talentosos actores están en escena. Sandler “compra” al público a base de picardía y misterio, resultando impredecible en cada movimiento y revelando un abanico de tics y gestos desconocidos en él. Estamos ante una formidable actuación, a la altura de un film adictivo y fascinante.

DIAMANTES EN BRUTO (Uncut gems, 2019, EE.UU) Dirección: Josh y Benny Safdie. Guion: Ronald Bronstein, Josh y Benny Safdie. Fotografía: Darius Khondji. Música: Daniel Lopatin. Montaje: Ronald Bronstein, Benny Safdie. Con Adam Sandler, LaKeith Stanfield, Julia Fox, Idina Menzel, Eric Bogosian.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s