Dos notables comediantes

2020 DOS TÓRTOLOS (Michael Showalter)

Por: Martín Imer

Como ya saben, el COVID 19 ha afectado enormemente a todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, incluyendo también todo lo referente al mundo del cine. Todos los estrenos que tenían fecha para estas semanas han sido retrasados o directamente cancelados, ya que sus respectivas distribuidoras han decidido sacarlas por vía digital. Ese es el caso de Dos tórtolos, comedia romántica de enredos que tenia planeado salir en salas estadounidenses de la mano de Paramount Pictures el mes pasado pero, en una rápida movida, fue vendida a Netflix, saliendo ahora de forma global por streaming. Es más, en cierta forma la jugada puede haber beneficiando al film, ya que se trata de uno de esos productos que no siempre logran tener un lanzamiento global gracias a que sus protagonistas no son tan conocidos por el público general.

A esto último yo también me sumo, ya que desconocía casi totalmente tanto a Kumail Nanjiani como a Issa Rae. Conozco por algunos anuncios la serie de ella, Insecure, aunque nunca la vi. Confirmo luego mirando su página de imdb que efectivamente no tuve la oportunidad de ver nada suyo hasta ahora. Y sabía que él era el protagonista de la tierna comedia romántica/dramática previa de este mismo director, Un amor inseparable, en la cual además oficia de co-guionista y se inspira en la curiosa historia de cómo conoció y se enamoró de su esposa, la otra co-guionista. Esa era una película bastante sorprendente y agradable, combinando apropiadamente la comedia y el drama, con personajes simpáticos y entrañables, aunque caía en la parte final únicamente por querer cerrar todo de la forma más convencional posible. También resultaba un cambio para el realizador, cuyas comedias previas son bastante distintas, zafadas (Wet hot american summer)

Dos tórtolos nos presenta a la pareja de Jibran y Leilani, quienes luego de cuatro años juntos ya no se aguantan. Cada mínimo comentario parece ser la excusa perfecta para embarcarse en una pelea, y por lo que se nos presenta de ellos definitivamente están en dos mundos distintos. Yendo a la fiesta de unos amigos en común sucede un hecho inesperado: un chico en bicicleta se les cruza de repente y lo atropellan con el auto, situación que escala en gravedad cuando llega un supuesto policía, toma el control del coche y termina matando al bicicletista, huyendo luego de la escena del crimen. Shockeados y asustados con la idea de que la policía los acuse de ser los autores del asesinato, el dúo escapa del lugar y comienza a buscar la manera de demostrar su inocencia, aprovechando las pocas pistas que tienen y sintiendo que tienen solo esa noche para limpiar sus nombres. Y en el medio, por supuesto, redescubren su amor por el otro…

Hay que dejar claro de entrada que este film sin dudas no es Un amor inseparable, algo que sin dudas molestará a aquellos espectadores que quedaron fascinados con la peculiaridad de aquel cuento. Incluso la palabra clave para definir este producto es convencionalidad, lo que está presente en todos sus aspectos: el trabajo de cámara, montaje, dirección, todo funciona de forma esperable y regular dentro de los parámetros no solo del género sino del particular tipo de película “sábado a la noche”, un plato agradable que puede servir para un público que no tenga demasiadas expectativas y vaya acompañado de amigos o pareja.

Tampoco hay demasiados hallazgos en un libreto que recuerda constantemente a Una noche fuera de serie, otra comedia de enredos criminales que unía de forma algo decepcionante a los talentosos Steve Carell y Tina Fey. Sin embargo, la gran salvación de esta película resulta la dupla protagónica, dos cómicos realmente notables. Rae es una actriz enérgica, que aprovecha bien los excesos que propone el film y sabe seguir el ritmo, además de tener siempre la rapidez necesaria para una respuesta mordaz, mientras que lo de Nanjiani es un show de expresiones faciales y corporales, cada reacción suya es impagable y junto con su compañera despliegan mucho carisma logrando una química que conquista al espectador. Estamos ante una comedia de situaciones bizarras, que crecen en extravagancia a medida que avanza el metraje, pero que curiosamente funciona mucho más en las breves pausas entre esos momentos, cuando los comediantes parecen un poco más relajados y en terreno conocido, destacándose particularmente en dos escenas: la llegada inesperada de la pareja a una cena, en donde queda en evidencia el histrionismo de ambos, y un desopilante karaoke en un auto.

De hecho, esta película parece pensada para volver a sus intérpretes estrellas populares, algo que con la salida masiva que permite la plataforma en la que se estrena puede llegar a lograrse tranquilamente. Ellos demuestran aquí que tienen lo necesario para eso.

DOS TÓRTOLOS (The lovebirds, EE.UU, 2020) Dirección: Michael Showalter. Guion: Aaron Abrams, Brendan Gall. Fotografía: Brian Burgoyne. Montaje: Vince Filippone, Robert Nassau. Música: Michael Andrews. Con Issa Rae, Kumail Nanjiani, Paul Sparks, Anna Camp, Moses Storm.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s