“LA CABAÑA SINIESTRA”

2019 LA CABAÑA SINIESTRA (Severin Fiala, Veronika Franz)

Por: Martín Imer

El cine de terror siempre fue extremadamente popular pero en los últimos años parece haber tenido un notable repunte gracias a distintas compañías que descubrieron que podían hacer grandes éxitos de taquilla con poco dinero, siendo este género el que más posibilita esa hazaña. Ante tanta oferta es obvio que la calidad baja, por lo que se hace cada vez más difícil encontrar buenas películas de este estilo y las que lo son merecen siempre un destaque. La bruja, Te sigue, El legado del diablo, El conjuro y The babadook siempre aparecen en mi mente como las más notables, films que además de hacer pasar mal al espectador también tienen grandes ideas, habilidad en la construcción y de vez en cuando algún subtexto que las hace más complejas, intrigantes.

Hay otra más que suele salir en las listas de lo más destacado del terror reciente. Se llama Goodnight mommy, es una película austríaca del 2014 e impactó en su momento, aunque no llegó a conocerse en salas locales. Se trató del debut de la dupla de directores, Severin Fiala y Veronika Franz, y el cuento sin dudas tiene una premisa muy escabrosa: en una casa alejada de la comunidad viven dos niños junto a su madre, la cual se hizo una operación facial y ahora regresa al hogar. El problema surge cuando el trato entre los tres se vuelve tirante y los hijos comienzan a sospechar que esa mujer no es la que conocen, situación que llega a un punto límite cuando ambos deciden averiguar la verdad sin importar las consecuencias o los métodos necesarios para hacerlo. Era una película muy oscura, sin dudas, con un atendible talento para la creación de atmósferas, pero personalmente la encuentro muy vacía y con un ritmo deliberamente lento que intenta disimular que no hay demasiado para contar más allá de algunas ideas puntuales, culminando en un auténtico desfile de crueldades que resulta más gratuito que efectivo.

Teniendo este antecedente y esperando lo peor veo entonces La cabaña siniestra, de reciente estreno en plataformas digitales, la cual ya se diferencia de entrada con la anterior debido a que es una producción angloparlante, y uno espera que con este cambio también exista una adaptación a otro tipo de público. Sin embargo, los directores no parecen muy enterados de eso ya que la primera escena se busca el shock: luego de una breve conversación con su ex marido, en donde este le revela que piensa casarse con su nueva novia, una mujer agarra su bolso, saca un revolver y se pega un tiro en la cabeza. Luego del funeral los hijos preadolescentes del antiguo matrimonio del hombre toman un particular resentimiento contra la que será su madrastra, Grace, y averiguan en internet que la chica tiene un pasado bastante oscuro relacionado con sectas y un suicidio masivo en el que fue la única sobreviviente. Si ya la situación era tensa, el hombre indirectamente arroja leña al fuego llevando a la nueva familia a una cabaña solitaria fuera de la ciudad y en medio de una brutal nevada, complicando aún más la situación cuando comunica que debe irse y regresará en unos días, dejando a la protagonista sola con dos chicos que la detestan. Eventualmente todo queda en un segundo lugar cuando los tres advierten que en la casa está pasando algo perverso, una presencia del mal que los atormenta constantemente y los ha aislado del resto del mundo.

Fiala y Franz ofrecen aquí un producto que potencia tanto las virtudes como los defectos de su ópera prima, un film que va por el mismo lado efectista e intenta sorprender a la platea tanto por la atmósfera creada como por la crudeza de sus imágenes. En lo que hace bien se destaca un buen clima de tensión en aumento, con un ritmo un poco más similar a las películas mencionadas en el primer párrafo (alejadas del cine de terror convencional aunque sin dejar de lado algunos tics que pueden alegrar a los fanáticos) y una fotografía premeditamente oscura y talentosa, que deja ver lo justo y necesario – y deja en las sombras lo que el espectador quiera imaginar -. También hay un buen uso del sonido, que ayuda a la tensión e incluso por momentos genera un efecto agotador, angustiante, muy de la mano con los momentos más logrados de la propuesta.

El problema surge cuando en la búsqueda de giros que dejen impactado al espectador se recurre a situaciones absurdas que dinamitan el encanto que pueda tener la propuesta. Durante el transcurso de La cabaña siniestra uno queda intrigado ante la premisa y la intensa interpretación de Riley Keough, entra en el retorcido cuento de presencias paranormales con cierta inclinación religiosa, advierte que se está intentando hablar de las terribles consecuencias en la mente de una persona tras el paso por una secta (algo aparentemente presente en Estados Unidos, por lo que vemos en otras películas más dramáticas como Martha Marcy May Marlene o Sound of my voice) y lo terrible del concepto de la redención a través del dolor y la tortura, tanto mental como física. Pero en un momento dado los guionistas deciden dar vuelta el asunto con el que puede ser uno de los giros más inverosímiles que vi en una película de este estilo en mucho tiempo, un planteo delirante que demanda que el espectador olvide cualquier concepto de realismo con el que haya entrado. Terminado el film, con una escena final que realmente es contundente y perturbadora, se puede pensar que los creadores tenían en mente esa potente conclusión pero no sabían muy bien como mover los hilos para que todo llevara a eso, por lo que simplemente se valieron de la solución más “impactante” para que el público quede sorprendido y no piense demasiado en cómo se llevó a cabo. Sospecho que algo similar ocurrió con Goodnight mommy.

No trato de desmerecer los logros de ambas o el genuino talento de sus creadores, ya que sin dudas han logrado dos películas que repercutieron en el panorama internacional y lograron su objetivo de impactar a muchísimos espectadores, pero sigo sin encontrar dentro de ese mundo tan retorcido algo que verdaderamente me parezca atractivo más allá de los hallazgos técnicos que comparten u alguna ocasional valentía narrativa.

LA CABAÑA SINIESTRA (The lodge, Reino Unido/Canadá/EE.UU, 2019) Dirección: Severin Fiala, Veronika Franz. Guion: Severin Fiala, Veronica Franz, Sergio Casci. Fotografía: Thimios Bakatakis. Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans. Montaje: Michael Palm. Con Riley Keough, Jaeden Martell, Lia McHugh, Richard Armitage, Alicia Silverstone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s