CINE ESTADOUNIDENSE Y RACISMO: películas que retratan la actualidad.

have u give

Por: Martín Imer

El asesinato de George Floyd, ocurrido hace apenas unas semanas, despertó un movimiento social del que aún se habla en Estados Unidos, teniendo también un enorme impacto en otras partes del mundo que vieron en ese crimen una larga historia global de atropellos racistas. A pesar de todo ese ruido las cosas parecen seguir iguales, como lo evidencia la reciente muerte de Rayshard Brooks también a manos de la policía, pero ya es bien sabido que los conflictos entre la comunidad negra estadounidense y las autoridades vienen de larga data, algo que el cine ha sabido reflejar con inteligencia y urgencia. En casos recientes, El odio que das reflejaba una situación casi exactamente igual a la que vemos en los noticieros: el caso de un chico de color asesinado por un policía blanco y el alzamiento de su comunidad ante la impunidad sobre el hecho. El film es notable por su compromiso y también por encarar el tema desde la óptica de una adolescente testigo del hecho, la cual luego del crimen se cuestiona su propio lugar en el mundo y las amenazas a las que debe enfrentarse simplemente por su color de piel. También la serie Watchmen anticipaba que una confrontación social era inminente debido al tema del racismo, todo dentro de un elaborado universo de superhéroes, mientras que la curiosa Queen y Slim proponía analizar el tema desde el otro lado, ver cómo reaccionaba el país cuando era el hombre negro el que mataba al hombre blanco, encontrándose ante una respuesta mediática y policial totalmente diferente a la que tendría una situación “normal”. Y es interesante Si la colonia hablara, texto de James Baldwin llevado a la pantalla grande por el galardonado Barry Jenkins, el cual muestra cómo el aprisionamiento de un hombre (también gracias a la intervención de un policía racista) destruye toda una familia, mismo punto de partida que luego fue adaptado a la comunidad francesa de la mano de Robert Guédiguian (A todo corazón) aunque sin llegar a tener tan buenos resultados.

Fruitvale station iba un poco más allá del conflicto y retrataba las 24 horas previas de un hombre antes de ser asesinado en un incidente con la policía que ocurría en la estación del título, un film que impactaba aún más al espectador al saber que se trataba de un caso real. Siguiendo con casos reales, la directora Ava DuVernay (responsable de la valiosa Selma, la cual giraba sobre la lucha de Martin Luther King por los derechos de voto para la comunidad negra) ofreció un crudo vistazo a la discriminación en todos los niveles del sistema en la miniserie Así nos ven, la cual analizaba el caso de un par de adolescentes inculpados en un cruento ataque en Central Park, y Kathryn Bigelow ponía la lupa en un brutal incidente de ramificaciones racistas en un hotel en Detroit, película visceral y poderosa que sin embargo pasó totalmente desapercibida por las salas mundiales y a la hora de las premiaciones, aunque dieron premios a otras obras que abarcaron temáticas raciales como Vidas cruzadas o la reciente Green book, heredera de Conduciendo a Miss Daisy.

Mencionando esa cinta, vemos que no es un tema que el cine venga tratando únicamente en este siglo: Mississippi en llamas era una potente muestra del racismo arraigado en la sociedad sureña estadounidense en los años ’60, aunque al estar hecha en los ’80 tal vez no resultaba tan impactante como En el calor de la noche, filmada en el mismo momento en el transcurre la anterior y con notorios incidentes en el set debido a la presencia del afroamericano Sidney Poitier en esa zona del país. No hay que dejar de lado a Spike Lee, quien recientemente estrenó 5 sangres y ha dedicado buena parte de su filmografía al análisis de los conflictos raciales en EE.UU, destacándose especialmente Haz lo correcto de 1989. Y resulta inolvidable la lucha del abogado Gregory Peck para defender a un pobre hombre acusado de violación y tachado de culpable por todo el pueblo debido al color de su piel (mientras que el espectador sabe que es inocente) en Matar a un ruiseñor, situada en los años ’30. Por supuesto que es un breve vistazo y dejo afuera otros films que abarcan la problemática (se habla muy bien de documentales que no he tenido la oportunidad de ver como Yo no soy tu negro – de la cual pueden leer la crítica de Amílcar Nochetti aquí– y Enmienda XIII, además de la reciente Buscando justicia) pero este pequeño listado puede ser de utilidad para ver como el cine estadounidense se ha encargado también de ver esos temas candentes en su sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s