“UNA CHICA FÁCIL”: DE REALIDADES Y FANTASÍAS

2019 UNA CHICA FÁCIL (Rebecca Zlotowski)

Por: Martín Imer

Una chica fácil, estrenada hoy en Netflix, nos presenta la historia de Naima, una adolescente de 16 años que tiene una vida normal en Cannes. No sabe muy bien lo que quiere hacer y solo se dedica a seguir los sueños de su mejor amigo, el cual quiere ser actor. Las cosas cambian cuando su prima Sofía, unos años mayor, llega para pasar un verano junto a ella. Las chicas no se ven desde hace mucho y para la protagonista es todo un impacto ver a una persona tan cercana pero a su vez tan distinta, por lo que lentamente se verá seducida en el mundo de la otra. Sofía es despreocupada y no parece dejarse llevar por lo que opinen los demás, mostrándole a su prima un universo desconocido, en donde todo es bello pero también falso.

La realizadora Rebecca Zlotowski construye un film ligero y de apariencia superficial, aunque tiene en su centro una potente historia que puede entrar en el ya conocido sub-género de las coming of age, cintas que hablan de un momento específico de la adolescencia en donde el protagonista de turno aprende algo valioso que le ayuda a dar el salto a la adultez. En este caso el descubrimiento es muy impactante en un primer momento pero gradual a medida que transcurre la cinta: Sofía le abre a Naima una puerta al mundo del sexo y la seducción gracias al romance fugaz de la primera con un millonario que llena de regalos a ambas, pero la segunda va dándose cuenta que ese mundo no es tan fácil como los demás creen a la hora de juzgar sino que requiere de sacrificios, de no poder vivir una vida real y ponerse constantemente una máscara, crear un personaje y tener que vivir a su sombra. El título se revela como un prejuicio que la directora pretende tirar abajo y lo logra.

Esta es una película que constantemente pone en escena mundos totalmente distintos: en primer lugar, el de ambas primas, chicas con formas de ser casi antagónicas; por un lado, la joven indecisa y sin muchas experiencias, con un mundo sexual aún no descubierto, y por el otro la prima con un gran dominio no solo de su sexualidad sino también de las relaciones sociales, siempre mostrando lo que ella quiere y con un as bajo la manga. En segundo lugar, clases: la protagonista de clase media metiéndose gracias a su prima (quien suponemos viene del mismo lugar) en un entorno de glamour y derroches constantes, en donde no hay lugar para los sentimientos sino para el placer y las apariencias, que deja ver también la diferencia entre las protagonistas. En una escena uno de los ricos incluso confiesa sentirse raro sintiendo que los pobres lo pueden ver entre tanto lujo, ya que está muy cerca de ellos. La directora no nos dice nada que como espectadores no sepamos, pero nos muestra que esos universos coexisten en el mundo y están constantemente en interacción, se usan mutuamente — aunque los de arriba usen más despiadadamente a los de abajo. La puerta de entrada de Sofía al mundo de los ricos es a través de su belleza y no tiene problemas en asumirlo, a pesar de tener que maquillar sus sentimientos y fingir como que nada importa realmente, sobre todo en el momento que se termina, cuando es descartada de la misma forma que un empleado es humillado por su jefe en un yate.

A fin de mantener el tono ligero que impera en la propuesta la directora no pretende meterse demasiado en la forma de ser de las protagonistas (Sofía es un misterio constante incluso cuando termina el film) o en las situaciones que retrata, manteniéndose casi como una observadora invisible en el juego que se desarrolla frente a su cámara, pero logra que el espectador saque apuntes valiosos sobre esas distintas formas de ser que se cruzan y sostiene una naturalidad que ayuda al encanto del conjunto. Todo está filmado con mucha delicadeza y las protagonistas están muy bien: Zahia Dehar construye de forma sólida las dos facetas de su personaje, sensual y desprejuiciada pero también con una profunda melancolía, a la vez que Mina Farid transmite con credibilidad el proceso desde la fascinación inicial con su prima y su modo de vida al desencanto luego de ver el precio a pagar por ella.

UNA CHICA FÁCIL (Une fille facile, Francia, 2019) Dirección: Rebecca Zlotowski. Guion: Rebecca Zlotowski, Teddy Lussi-Modeste. Montaje: Géraldine Mangenot. Fotografía: Georges Lechaptois. Con Mina Farid, Zahia Dehar, Benoit Magimel, Nuno Lopes, Clotilde Courau.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s